Lengua Castellana y Literatura

Irene García Muñoz

Adolescencia 19 febrero 2011

Filed under: Uncategorized — irene93lengua @ 12:07

Adolescencia

Vinieras y te fueras dulcemente,                     1
de otro camino
a otro camino. Verte,
y ya otra vez no verte.
Pasar por un puente a otro puente.                5
-El pie breve,
la luz vencida alegre-.

Muchacho que sería yo mirando
aguas abajo la corriente,
y en el espejo tu pasaje                                     10
fluir, desvanecerse

 

 

Este poema perteneciente a Vicente Aleixandre se encuentra incluido en Ámbito, su primer poemario, que fue publicado en una colección de la revista Litoral en 1928, órgano fundamental para la consolidación de la Generación del 27. Este libro está considerado, por los críticos literarios y por el propio autor,  como desligado a su producción anterior, ya que encontrar un estilo poético personal es una tarea ardua, y aquí Aleixandre daba solo sus primeros pasos.

El tema, como bien se deja adivinar en el título, es la añoranza de la adolescencia. En cuanto a la estructura externa, no he podido encontrar ningún esquema métrico conocido para mí, de esta forma, este es el resultado: 11A, 5-, 7b, 7b, 9A, 5-, 7-, 11-, 9A, 9-, 7-. De este estudio solo puedo destacar la utilización de versos impares con una rima consonante y aleatoria.

Si no encontramos un esquema métrico usual o que nos dé una información especial acerca del ritmo del poema o cualquier otra información, esto viene a significar que la importancia del poema reside en otro lugar. En mi opinión, creo que el genio de Aleixandre luce mucho más en el estudio de magníficas figuras expresivas que consiguen crear un tema tierno y efímero como es la adolescencia. El poema se abre con una paradoja “Vinieras y te fueras dulcemente”, haciendo referencia a la rapidez de esta etapa, que parece que no se llega a poder disfrutar. Esta idea de que la juventud pasa sin que el yo poético a penas la perciba se encuentra repetida en los versos dos y tres y tres y cuatro con dos encabalgamientos. En el primero, en el que también existe un paralelismo muy claro, el yo poético pasa de un camino a otro camino, es decir, de una edad a otra en el mismo tiempo que se pasa de un verso al siguiente. En el segundo, entiendo la idea como un parpadeo: el yo poético percibe la adolescencia, que es tan breve que cuando vuelve a abrir los ojos ha desaparecido. En el verso seis nos expresa la idea del crecimiento mediante el paso de un puente a otro puente, que da lugar a uno de los juegos de palabras más bonitos del poema: “la luz vencida alegre”. Aquí encontramos la personificación de la luz mediante la antítesis de dos adjetivos, “vencida” y “alegre”; la metáfora de la luz me resulta complicada, pero creo haber encontrado ella una referencia a la vitalidad de la juventud, que derrotada pero conforme, se dispone a seguir su camino. Ahora me gustaría destacar la metáfora que sirve de base al poema, en el verso nueve encontramos la palabra agua, símbolo de la vida, y la corriente, como su paso fluido. Es esta asociación de ideas la que permite el juego de los puentes y los reflejos. Por último, me gustaría destacar el último verso, que tanto me recuerda al gongorino “En tierra, en humo, en polvo,  en sombra, en nada.”, que incluye la sutil degradación de la adolescencia, que como agua, fluye y se desvanece ante nuestros ojos.

En conclusión, me gustaría expresar la emoción que destila este poema, uno de los más hermosos que he leído y escuchado de la voz de Aleixandre. Me decanto por poemas breves, porque en ellos se produce una mayor condensación de ideas, que me resultan magníficas. El tema del paso de la adolescencia me resulta especialmente interesante ahora que nosotros nos encontramos en ese punto, ahora que nuestra infancia, como bien dice el último verso, fluye y se desvanece ante nuestra mirada.

 

Siguiendo este enlace encontrareis el poema recitado por Vicente Aleixandre: <a href=”http://palabravirtual.com/index.php?ir=ver_voz1.php&wid=236&p=Vicente_Aleixandre&t=Adolescencia&o=Vicente+Aleixandre” target=”_blank”>Poema en audio: Adolescencia de Vicente Aleixandre por Vicente Aleixandre</a>

Anuncios
 

El obispo leproso 10 febrero 2011

Filed under: Uncategorized — irene93lengua @ 21:46

Este libro relata la vida de los ciudadanos de Oleza a lo largo de unos diez años, una vida encadenada a la religión y el conservadurismo. Algunos de los protagonistas son Pablo, quien llega a luchar por su libertad, Fulgencia, mujer que llega a cometer adulterio, Purita, como símbolo de la sexualidad, o Álvaro y Elvira, exponentes de la estructura familiar conservadora.

No obstante, aunque haya una línea argumental, son más importantes los temas, los recursos estilísticos y el tempo lento. Por ello, cabe la pena mencionar la crítica a la religión y a la sociedad, la felicidad inalcanzable, la soledad o el amor. Como recursos estilísticos, me han parecido especialmente interesantes las analepsis y las pormenorizadas descripciones.

Como conclusión, debo decir a favor del libro que mejora, relativamente, a lo largo de la historia. Aún así, es tedioso y contiene un léxico poco accesible. Pese a que me gustan los finales abiertos, ya que es una forma de que el lector participe activamente, este no lo he disfrutado especialmente.

Aunque es cierto que al haberlo trabajo en profundidad en grupo se obtienen conclusiones a las que no se llegan individualmente, el plazo y la presión, junto con el libro en sí, han hecho de él una de las lecturas que no creo que recomiende.

No obstante, como no me gusta dejar una conclusión así de un libro y creo que algún valor tiene que tener como lectura obligatoria, alabo la capacidad de recreación de Miró en flores o el excelso vocabulario que utiliza, por ello, el libro se convierte en un crítica a la España de finales del siglo XIX y, a la vez, una muestra de la calidad del autor gongorino.