Lengua Castellana y Literatura

Irene García Muñoz

San Manuel Bueno, mártir. 24 octubre 2010

Filed under: Uncategorized — irene93lengua @ 17:41

A través de Ángela conocemos la peculiar historia del párroco Manuel, que, pese a ser el líder espiritual del pueblo Valverde de Lucerna, sufre en sí mismo la dudas sobre la fe y el reino de los cielos. Acompañados por el simbolismo de la montaña y el lago (la firmeza de la fe y las dudas de Manuel) y las memorias de Ángela y su hermano, Lázaro, profundizamos en la vida de un hombre que se mintió a sí mismo para hacer feliz a un pueblo. Finalmente, esa duda eterna hace flaquear sus fuerzas y muere, sin saber dónde descansará su alma de este sueño que es la vida. Tras este acontecimiento, Lázaro, un ex progresista, decide seguir con la tarea de san Manuel, evitando el sufrimiento de la duda a este pueblo. Cuando Ángela pierde también a su hermano, nos deja sus reflexiones sobre su fe, pero sobre todo, con la santa vida de un hombre que no creyó.

Pese a su sencillez en el contenido, esta obre presenta un gran simbolismo y reflexión religiosa. Puede incluso, que Unamuno plasmase algunas de sus dudas existencial en esta novela. Me gustaría destacar un fragmento que resume su esencia:

“¿Has visto Lázaro, misterio mayor que el de la nieve cayendo en el lago y muriendo en él mientras cubre con su toca la montaña?”

Y es que, ¿qué persona es más santa que la que ha vivido siempre con la duda y la desilusión y brinda su vida a que esto no le suceda al prójimo? Brinda al pueblo su opio para que sueñen y escapen de esta realidad tan desalentadora para nuestro san Manuel Bueno, mártir.

 

Venas de nieve 12 octubre 2010

Filed under: Uncategorized — irene93lengua @ 14:28

Andrea es una incansable policía cuyo trabajo consiste en representar a las mujeres en las reconstrucciones de asesinatos de violencia de género para poder esclarecer los sucesos. Pero además está divorciada de Nico y tiene un hijo de seis años, Lucas, demasiado pequeño y frágil, demasiado enfermo. Tiene leucemia y solo unos cuantos meses para poder encontrar a su ángel de la guardia. En este proceso, Andrea revive una duda ya olvidada: Nico no es el padre biológico.

Después de tantos años, surge de nuevo la figura de Luis, un hombre que nunca encontró su lugar y al que conoció en un curso de especialización. Ahora ella le busca por una Barcelona que ya no es la misma que antes y que ya no alberga al padre de su hijo. Siente la huella del cansancio pero las ganas de seguir luchando por su hijo.

Mientras, la ira de un hombre engañado se ceba con ella: un Nico ebrio la visita tras descubrir la incómoda verdad. Se convierte en una bestia sin límites y abusa de ella. Ella, que tan bien sabe cómo actuar en estos casos, al igual que otras miles de mujeres, lava sus heridas externas y duerme las internas para proteger a un hijo ya debilitado.

Su búsqueda prosigue por Cádiz y Algeciras y su resultado, una lejana ciudad: Hannover. Junto con su padre y Lucas, atraviesan buena parte de la vieja Europa para, al fin, conseguir llegar hasta Luis.

Pese a la violencia de una noticia como esa, acepta de buena grado ayudar a su “nuevo” hijo. Esperanzados regresan a España, con la seguridad de que ya tienen un donante.

Finalmente, tras un buen resultado en la operación y con los ánimos de todos por las nubes, la salud de Lucas se empieza a vislumbrar. Al igual que el embarazado provocado por la furia de un hombre al que Andrea no ama.

El libro es una especia de crítica social. La muerte de millones de mujeres de la que únicamente extraemos inservibles estadísticas, la enfermedad de millones de niños demasiado jóvenes como para tener que preocuparse por temas demasiado duros, la búsqueda de millones de inmigrantes que nunca termina y la incertidumbre de ciertas personas que no llegan a encontrar su camino. La condición humana expuesta ante la lupa de Eugenio Fuentes.

Quizás son muchos temas y muy profundos como para poder abarcarlos en un libro, no cabrían en una vida. Pero siempre es positivo que haya alguien que no caiga en la desesperanza y se atreva a recordarlos.

Me ha sorprendido mucho cómo escribe en nombre de la mujer, me alegra que haya hombres que sientan como suyas las heridas que sufre mi género.

A pesar del sabor agridulce que permanece al cerrar el libro, lo recomiendo encarecidamente.

 

La Sublime Puerta 2 octubre 2010

Filed under: Uncategorized — irene93lengua @ 13:52

Nuestra historia comienza siguiendo la desgracia del joven Luis María Monroy, tambor en los tercios españoles, que se ve apresado por los sarracenos en el desastre de los Gelves. Gracias a su don para la música, pasaporte de vida en estos tiempos, se convierte en esclavo de Dromux Bajá. Vivirá, junto con el resto de la corte, unos años en Susa y tras los méritos profesionales del Bajá, partirán a Estambul.

Durante todo este tiempo crea amistad con el simpático eunuco Yusuf Agá y romance con la esposa principal de Dromux, Kayibay. Sin embargo, una secreta asociación decide contar con sus servicios y devolverle la esperanza. En la capital del imperio turco contacta con una serie de cristianos y renegados que llevan una doble vida para luchar por los intereses del reino de Felipe II en tiempos tan difíciles.

Un buen día, con Dromux ya muerto, se convierte en el músico de un personaje que le acercará a sus intereses cristianos: Mehmet Bajá, nisanji o secretario del Estado que custodia los sellos del gran sultán Solimán, y su ayudante Simgam, quien resulta ser miembro de la misma sociedad que el ahora Cheremet Alí (pues Monroy decide mudar exteriormente de profesión para beneficiar a su cometido)

Tras casi un lustro en tierras musulmanas, llega a sus oídos una información crucial acerca del  ataque que Solimán estaba tramando para conquistar poco a poco los territorios de Felipe II. Malta es el punto elegido y Monroy el encargado de hacérselo saber a las autoridades competentes. Se embarca rumbo a Nápoles y tras un duro y larguísimo viaje con miles de inconvenientes consigue llevar el mensaje, que se traducirá en una victoria de la armada española.

Así, convertido en un héroe cristiano vuelve a su amada Extremadura para tratar de disfrutar de la libertad durante tantos años ausente, pero sin olvidar todas las experiencias que de él hicieron un hombre.

El libro es apasionante. Es la palabra que mejor lo describe. Y eso teniendo en cuenta la cantidad de datos históricos que introduce lo hace aún más admirable.

Lo que menos me ha gustado ha sido el final del libro. Y no por el contenido, sino por la forma elegida por el autor. Acostumbrada ya a seguir como una sombra las aventuras de Monroy, redactar el desenlace por medio de cartas resulta demasiado distante.

Desconocía totalmente la parte de la Historia que aquí se narra, por lo que me ha resultado muy enriquecedor.

Espero poder decir lo mismo del resto de las lecturas.